Now Playing Tracks

memesia:

Nos gastamos más de la mitad de la vida buscando a alguien que se parezca tanto a nosotros para que nos lo llevemos a la casa y podamos emprender un especie de aventura sentimental. Pero siempre decimos: “tiene que ser igual a mí” como si nosotros fuesemos la gran cosa. De repente a uno le pasa que después de un rato de tratar de conseguir a una gente así, descubre que después del tiempo ella sale del cuarto, saca la cabeza y dice: “noche” y uno le contesta: “día”, porque así nada más… Uno dice: “blanco”, ella dice: “negro”, a uno le gusta el fútbol, a ella le gusta el basquetball y entonces uno comienza a cometer errores. Uno trata de largarse del lugar, voltea a ver y se supone que tendría que estar pero se largó antes que nosotros. Uno va y busca por la vida un nuevo camino. Entonces uno se busca una mujer que se parezca mucho a nosotros, una que le guste el fútbol también. Y se consigue a una chica que le gusta el fútbol y ella se consigue a un tipo que le gusta el basquetball. Y cada uno emprende su nuevo camino. A mí me pasó y era impresionante cuando empecé a salir con esta chica porque yo decía: “hoy tengo ganas … como no sé… de ir al cine” y ella me decía: “es justo lo que estaba pensando, yo también quiero ir al cine”. Íbamos a un bar, yo pedía un trago, pedía: “a mí me da un tequila, por favor” y ella decía: “yo también quiero un tequila, me encanta el tequila”. Entonces se convierte todo en algo tan maravilloso, tan organizado y tan perfecto que me bastaron 14 días para aburrirme totalmente de aquella mujer. Mientras por el otro lado, la que se fue con el basebolista, estaba padeciendo la misma historia, sólo que ella aguantó un poquito más que yo, aguantó 15 días. Al día número 16 nos hablamos por teléfono, nos citamos en un café, charlamos un rato y llegamos a la maravillosa conclusión que para ser amigos es importantísimo ser bastantes parecidos y afines, pero para ser amantes y amarse no hay nada mejor en el mundo que ser distintos.
Zoom Info
Camera
Nikon D90
ISO
800
Aperture
f/32
Exposure
1/200th
Focal Length
105mm

memesia:

Nos gastamos más de la mitad de la vida buscando a alguien que se parezca tanto a nosotros para que nos lo llevemos a la casa y podamos emprender un especie de aventura sentimental. Pero siempre decimos: “tiene que ser igual a mí” como si nosotros fuesemos la gran cosa. De repente a uno le pasa que después de un rato de tratar de conseguir a una gente así, descubre que después del tiempo ella sale del cuarto, saca la cabeza y dice: “noche” y uno le contesta: “día”, porque así nada más… Uno dice: “blanco”, ella dice: “negro”, a uno le gusta el fútbol, a ella le gusta el basquetball y entonces uno comienza a cometer errores. Uno trata de largarse del lugar, voltea a ver y se supone que tendría que estar pero se largó antes que nosotros. Uno va y busca por la vida un nuevo camino. Entonces uno se busca una mujer que se parezca mucho a nosotros, una que le guste el fútbol también. Y se consigue a una chica que le gusta el fútbol y ella se consigue a un tipo que le gusta el basquetball. Y cada uno emprende su nuevo camino. A mí me pasó y era impresionante cuando empecé a salir con esta chica porque yo decía: “hoy tengo ganas … como no sé… de ir al cine” y ella me decía: “es justo lo que estaba pensando, yo también quiero ir al cine”. Íbamos a un bar, yo pedía un trago, pedía: “a mí me da un tequila, por favor” y ella decía: “yo también quiero un tequila, me encanta el tequila”. Entonces se convierte todo en algo tan maravilloso, tan organizado y tan perfecto que me bastaron 14 días para aburrirme totalmente de aquella mujer. Mientras por el otro lado, la que se fue con el basebolista, estaba padeciendo la misma historia, sólo que ella aguantó un poquito más que yo, aguantó 15 días. Al día número 16 nos hablamos por teléfono, nos citamos en un café, charlamos un rato y llegamos a la maravillosa conclusión que para ser amigos es importantísimo ser bastantes parecidos y afines, pero para ser amantes y amarse no hay nada mejor en el mundo que ser distintos.

Nos gastamos más de la mitad de la vida buscando a alguien que se parezca tanto a nosotros para que nos lo llevemos a la casa y podamos emprender un especie de aventura sentimental. Pero siempre decimos: “tiene que ser igual a mí” como si nosotros fuesemos la gran cosa. De repente a uno le pasa que después de un rato de tratar de conseguir a una gente así, descubre que después del tiempo ella sale del cuarto, saca la cabeza y dice: “noche” y uno le contesta: “día”, porque así nada más… Uno dice: “blanco”, ella dice: “negro”, a uno le gusta el fútbol, a ella le gusta el basquetball y entonces uno comienza a cometer errores. Uno trata de largarse del lugar, voltea a ver y se supone que tendría que estar pero se largó antes que nosotros. Uno va y busca por la vida un nuevo camino. Entonces uno se busca una mujer que se parezca mucho a nosotros, una que le guste el fútbol también. Y se consigue a una chica que le gusta el fútbol y ella se consigue a un tipo que le gusta el basquetball. Y cada uno emprende su nuevo camino. A mí me pasó y era impresionante cuando empecé a salir con esta chica porque yo decía: “hoy tengo ganas … como no sé… de ir al cine” y ella me decía: “es justo lo que estaba pensando, yo también quiero ir al cine”. Íbamos a un bar, yo pedía un trago, pedía: “a mí me da un tequila, por favor” y ella decía: “yo también quiero un tequila, me encanta el tequila”. Entonces se convierte todo en algo tan maravilloso, tan organizado y tan perfecto que me bastaron 14 días para aburrirme totalmente de aquella mujer. Mientras por el otro lado, la que se fue con el basebolista, estaba padeciendo la misma historia, sólo que ella aguantó un poquito más que yo, aguantó 15 días. Al día número 16 nos hablamos por teléfono, nos citamos en un café, charlamos un rato y llegamos a la maravillosa conclusión que para ser amigos es importantísimo ser bastantes parecidos y afines, pero para ser amantes y amarse no hay nada mejor en el mundo que ser distintos.
Zoom Info
Camera
Nikon D90
ISO
800
Aperture
f/32
Exposure
1/200th
Focal Length
105mm

Nos gastamos más de la mitad de la vida buscando a alguien que se parezca tanto a nosotros para que nos lo llevemos a la casa y podamos emprender un especie de aventura sentimental. Pero siempre decimos: “tiene que ser igual a mí” como si nosotros fuesemos la gran cosa. De repente a uno le pasa que después de un rato de tratar de conseguir a una gente así, descubre que después del tiempo ella sale del cuarto, saca la cabeza y dice: “noche” y uno le contesta: “día”, porque así nada más… Uno dice: “blanco”, ella dice: “negro”, a uno le gusta el fútbol, a ella le gusta el basquetball y entonces uno comienza a cometer errores. Uno trata de largarse del lugar, voltea a ver y se supone que tendría que estar pero se largó antes que nosotros. Uno va y busca por la vida un nuevo camino. Entonces uno se busca una mujer que se parezca mucho a nosotros, una que le guste el fútbol también. Y se consigue a una chica que le gusta el fútbol y ella se consigue a un tipo que le gusta el basquetball. Y cada uno emprende su nuevo camino. A mí me pasó y era impresionante cuando empecé a salir con esta chica porque yo decía: “hoy tengo ganas … como no sé… de ir al cine” y ella me decía: “es justo lo que estaba pensando, yo también quiero ir al cine”. Íbamos a un bar, yo pedía un trago, pedía: “a mí me da un tequila, por favor” y ella decía: “yo también quiero un tequila, me encanta el tequila”. Entonces se convierte todo en algo tan maravilloso, tan organizado y tan perfecto que me bastaron 14 días para aburrirme totalmente de aquella mujer. Mientras por el otro lado, la que se fue con el basebolista, estaba padeciendo la misma historia, sólo que ella aguantó un poquito más que yo, aguantó 15 días. Al día número 16 nos hablamos por teléfono, nos citamos en un café, charlamos un rato y llegamos a la maravillosa conclusión que para ser amigos es importantísimo ser bastantes parecidos y afines, pero para ser amantes y amarse no hay nada mejor en el mundo que ser distintos.

milkmadeicecream:

Boom! March already. Here are our flavors of the month.

#81 Maple Creemee
maple ice cream with bits of cone
It’s sugarin’ time and the sap is flowing. Our pals at Morse Farm are tapping the trees and the maple creemee stands are coming out of hibernation. That’s the true sign of spring’s return. And we’re ready for it, celebrating it, with our rendition of the maple creemee. It’s simply a Grade A Dark Amber maple ice cream strewn with bits of the-best-cone-you’ve-ever-had from Ampersand Conery.

#82 Churro
dulce de leche ice cream with chunks of churro
Dulce de leche, the candy of the milk. Who knew milk could make such a delicious candy? We didn’t, until we boiled a can of it and, woah, a caramel-like jam was produced. Just like that. Churro has been a flavor we’ve long wanted to create - but how, and with what churros, we wondered. Well, with a can of milk and a trip uptown to the new Le Churro, we figured it out. For our pints, we’re dulce’ing our own leche and tossing in mini churro chunks. Delicioso.

We make Tumblr themes